PIPIRANA






INGREDIENTES: 

* 2 tomates maduros para ensalada, 
* 2 pimientos (verde y rojo, )
* 2 pepinos, 
* 2 dientes de ajos, sal y pimienta negra, 
* 1/2 cebolla, 
* 2 cucharadas de vinagre de vino, 
* 1 cucharón de aceite de oliva, aceitunas (las que Vd. quiera, pero andaluzas), 
* 3 rebanadas de pan (opcional).


PREPARACION:

1:  Lavar y abrir los pimientos, quitar las pepitas y la piel blanca, cortar en cuadritos y reservar.

2. Pelar y picar los ajos; pelar el pepino y cortar en cuadraditos, igual que los tomates; la cebolla y el ajo picados finamente.

3. Mezclar todo; aliñar con el vinagre, el aceite, la pimienta y la sal o si lo prefiere puede prepara una vinagreta: con ½ medida de vinagre por 5 medidas de aceite de oliva, salpimentamos a gusto y mezclamos con batidor de alambre hasta emulsionar.

4. Verter el aliño sobre las hortalizas, mezclar y poner en la nevera durante al menos una hora y media antes de servir.

5. Acompañar con rodajas de pan, exquisito para mojar el pan y picar las aceitunas bien pequeñitas y agregar a la ensalada por encima.



Notas: 

Generalmente la receta de pipirrana es solo de hortalizas aunque se puede poner atún, bacalao desmigado, merluza en trozos, arenques ahumados, huevas, etc. Como el resultado es una mezcla de color rojo, le quedan muy bien las aceitunas negras de aragón. Resaltan mucho, pero en fin va a gustos...

-----<<<OOO>>>-----

¿POR QUÉ TE SIENTA BIEN ESTA RECETA?

- El tomate:
El tomate es un alimento necesario para una buena conservación de la salud.
Es una verdura rica en agua, carbohidratos, fibra, vitaminas A, C, B3 y E y sus sales minerales más abundantes son el potasio, magnesio, fósforo y pequeñas cantidades de calcio.
Se debe comer a diario crudo en ensaladas o triturado con pan. También se puede consumir asado, guisado o a la plancha. Disminuye los niveles de colesterol totales y LDL con lo cual nos protege contra la aterosclerosis y las cardiopatías. 

- El pimiento rojo:
Las personas con anemia pueden beneficiarse considerablemente del consumo de pimientos rojos. Gracias a su alto contenido en vitamina C, esta verdura favorece la absorción del hierro de los alimentos en el tubo digestivo. Los pimientos rojos contienen vitamina B6 y magnesio. Y esta combinación reduce la ansiedad y el insomnio. Además, la vitamina B6 es un diurético natural, por lo que incluir este alimento en la dieta contribuye a evitar la hipertensión.

- El pepino:
Es un alimento con una baja aportación energética, por el hecho de contener muy pocos hidratos de carbono, aporta fibra, pequeñas cantidades de vitamina C, provitamina A y vitamina E. Asimismo, aunque en proporciones menores, también contiene vitaminas del grupo B. Son también una buena fuente de agua, resulta un alimento diurético y, por lo tanto, recomendable para eliminar el exceso de líquidos y de grasas del organismo. Es un buen reparador de la mucosa intestinal y puede resultar adecuado para proteger el estómago, aunque hay que masticarlo muy bien porque tiene mucha celulosa.

- El ajo:
Contiene numerosos compuestos que contienen azufre que activan las enzimas hepáticas responsables de la eliminación de las toxinas del cuerpo. Junto con la cebolla, también contiene alicina y selenio, dos poderosos nutrientes que ayudan a proteger al hígado del daño tóxico, y ayudan en el proceso de desintoxicación.
Mejora el sistema inmunológico del organismo, incrementando las defensas del organismo, y mejorando así nuestra respuesta a virus y bacterias.
Tiene propiedades antibacteriales, antivirales y antimicóticos. Actúa como Antibiótico y antimicrobiano sobre hongos y bacterias. Su poder bactericida en el conducto intestinal es selectivo por lo que a diferencia de los antibióticos sintéticos, regula la flora intestinal y no la destruye, ya que sólo actúa sobre las bacterias patógenas. Porque sea natural no significa que podemos abusar de él. Lo recomendable es que se consuma de 1 a 2 ajos diarios y no más.

- La cebolla:
Nos ayudara a disminuir los niveles de colesterol y la presión arterial alta. Esto puede ayudar a prevenir la arteriosclerosis y las cardiopatías. También puede reducir el riesgo de ataque cardíaco y derrame cerebral. Las cebollas son capaces de aumentar los niveles de colesterol HDL(el bueno) . Las cebollas son buenas para los diabéticos, ya que contienen disulfuro propyl el alílico, lo que disminuye los niveles de azúcar en la sangre. También contienen tiosulfinatos que reducen los síntomas de la diabetes. 

- El aceite de oliva:
Para que sea suficientemente beneficioso la dosis recomendada es de 40 gr día, de 2 a 3 cucharadas.
En el aparato digestivo, actúa como protector frente al exceso de ácidos del estomago.
Mejora el PH del organismo aumentándolo, igualmente debido a la mejor absorción del calcio y del magnesio.

- Las aceitunas:
El 75 por ciento de las grasas de la aceituna provienen del ácido oleico, una grasa monoinsaturada que proporciona beneficios para la salud, como propiedades anti inflamatorias y para disminuir el colesterol.
Una taza de aceitunas negras contiene más del 20 por ciento de la dosis diaria recomendada de vitamina E.
Seis aceitunas envasadas enteras sin hueso, proporcionan 270 mg de sodio, aproximadamente el 12 por ciento del límite diario recomendado.

- El pan:
Es un alimento básico de nuestra dieta ya que es fuente importante de hidratos de carbono, fibra, vitaminas del grupo B y minerales.
Los hidratos de carbono son necesarios en nuestra dieta, ya que son la principal fuente de energía de nuestro
organismo en general, y del cerebro y del sistema nervioso en particular. Además, contribuyen al mantenimiento de la actividad muscular e influyen en la temperatura corporal, en la tensión arterial, y en el buen funcionamiento del intestino.
Es rico en fibra, sobre todo los integrales. Su consumo aporta numerosos beneficios a la salud al haberse
demostrado la relación entre el consumo de fibra y una menor prevalencia de enfermedades como la diabetes y la hipocolesterolemia, además de su papel como regulador intestinal.
El pan aporta vitaminas, especialmente del grupo B, que nuestro cuerpo solo es capaz de almacenar en pequeñas cantidades.
La harina de trigo apenas contiene grasa, por lo tanto el contenido graso del pan es insignificante; únicamente es de un gramo por cada cien gramos de pan, por lo que es idóneo para aportar a nuestra dieta los hidratos de carbono que necesitamos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario